ELLAS

No hay penas ni agobios que opaquen su brillo,
ven una aventura en cada rincón,
carecen de envidias y de falso orgullo,
gotas cristalinas…reflejan el sol
les asombra igual,un pequeño rio,
que lo majestuoso y vasto de un mar,
buscan en los rostros de cada persona,
la sonrisa amable, la complicidad,
los ojos de un niño solo necesitan,
les dejen volar sin prejuicio alguno,

 

Extracto del poema Los ojos de niño de J. Cesar

Ilustración: Suragu